domingo, 1 de diciembre de 2013

Diciembre 2013. INICIO. Estelita lucha por salir adelante y hacerse cargo de la terrible enfermedad de su abuela, doña Elodia, la cual es una mujer cruel que la culpa por la muerte de sus padres, sobre todo de su hijo, al que la anciana tiene una enorme devoción. A pesar de ello, y aunque sufre, la muchacha oculta sus pesares ante Nicolás Almazán, para quienes trabaja como nana de su triste y sombría hija Sabrina, una niña sin sueños y sin ilusiones que no cree en la navidad a pesar que Estelita intenta inculcarle las tradiciones, mismas que comparte con los vecinos de la vecindad en la que vive, donde se hace la elección del vecino que cargará a los santo peregrinos éste año. Micaela, una vecina de oscuro pasado, quien tiene gran cariño a Estelita, la propone y muchos de los vecinos, quienes la quieren, están de acuerdo pero no Filogonia, una mujer que no quiere a la muchacha por despreciar a su hijo y por conflictos que en el pasado tuvo con Elodia, a la que todos temen que se oponga y les de una terrible sorpresa al final. Micaela habla con la anciana, quien a demás de insultarla y culparla de querere llevar a su nieta por su mismo camino, se opone a que sea ésta quien cargue a los peregrinos, demostrando amargura y odia hacia su sangre a pesar que Micaela intenta hacerle entender que su nieta nunca fue culpable de nada.



Aurelia, ama de llaves de los Almazán, descubre a Estelita inculcando la navidad a Sabrina y se lo hace saber a Nicolás, quien, amargado, reprende a su empleada y le asegura que la navidad son solo mentiras que la mercadotecnia se ha inventado, revelando no querer que su hija sea víctima de falsas esperanzas. Estelita defiende sus ideas y tras reprenderla severamente, envenenado por Aurelia, amenaza a la muchacha con despedirla. Esta sale corriendo de casa y al caminar por la calle, mientras contempla adornos navideños, cerca del barrio se topa con Ángel Gabriel, un apuesto muchacho con quien se desahoga y quien le jura que, al igual que ella, él siente el mismo fervor hacia la navidad. La acompaña hasta la puerta de la vecindad y son molestados por Chico, quien de inmediato, ardido, esparce el rumor de que Estelita tiene novio. Cuando Elodia se entera, reprende a su nieta y se burla de ella, asegurándole que es fea, desabrida, y nadie tendrá ojos para ella. Micaela intercede y defiende a Estelita pero es inútil luchar contra la venenosa boca de la abuela, quien solo hace daño a su nieta, a la que destruye su nacimiento y árbol de navidad, asegurando que por el luto que guardan a su hijo no deben celebrar absolutamente nada. Aún así Micaela dice a la muchacha que ella ha sido la elegida para cargar los peregrinos ese año.



Sabrina pasea con Nicolás y se topa con un Santa Claus al que pide como regalo de navidad que su padre vuelva a ser el mismo de antes. El Santa Claus se sorprende cuando la niña le dice no creer en la navidad. Nicolás observa a su hija y la llena de ideas superficiales sobre las fechas, mismas que Aurelia apoya pues goza al ver como Sabrina sufre al confundirse. Aún así, la niña reza a su ángel de la guarda y le pide que la haga creer pues en el fondo cree que lo que Estelita le cuenta es mágico.



Estelita y Elodia visitan la iglesia y alí el padre Baltazar intercede por la chica para que su abuela le permita cargar a los peregrinos en la vecindad. Elodia se confiesa y, al culpar a su nieta por la muerte de su hijo hace muchas navidades, el sacerdote le dice estar equivocada y haber culpado a su nieta de algo de lo que es inocente y que se provocó por el alcoholismo del hijo de Elodia, quien llora en soledad y pregunta a la imagen de su hijo porqué era un borracho si tenía todo para ser feliz.



Xóchitl y Pablo viven un feliz romance pero pronto son descubirtos por Yolanda y Vicente, los padres de él, quienes al saber de la relación exigen a su hijo que termine con la muchacha. Los jovenes hablan de lo que sucede y Pablo decide defender su amor por lo que pide a sus padres que acepten a Xóchitl pero estos juran que si su hijo no termina con ella no lo querrán cerca suyo, dándole como plazo la noche buena.



Estelita y Ángel Gabriel tienen un altercado con Chico, quien asegura que la muchacha es una mujer fácil como lo fue su madre. Ambos hombres pelean a puños y Filogonia defiende a su hijo. No así Micaela, quien acepta la ayuda de Ángel Gabriel para con los preparativos de la posada anual, causando inconformidad a Chico y Filogonia, quien se enfrenta a ella y la insulta sacando a la luz su oscuro pasado. Molesta, Micaela asegura a la mujer que si no desea cooperar con los vecinos puede no presentarse a la posada. El resto de los habitantes la apoyan. Estelita se une y entre los recien conocidos surge el amor. Terminan por darse un beso sin sospechar que en venganza Filogonia ha soltado veneno a Elodia, quien abofetea a su nieta cuando esta regresa a casa, acusándola de ser una perdida al igual que su madre.



Xóchitl se desahoga con Estelita, quien sueña con un día encontrar el amor pero teme a que todos los hombres sean como su padre. Ambas son molestadas por Filogonia, quien se burla de la mala situación económica de Estelita y asegura que su hijo Chico podría darle todo cuanto quisiera. Xóchitl asegura a Filogonia que su hijo tiene dinero solo porque se dedica a robar. Esto causa un pleito en los lavaderos.



En el colegio, Sabrina es reprendida por decir a sus compañeros que Santa y los reyes son los papás y que no existen. Nicolás habla con la directora, quien cree que la niña es mala influencia para sus compañeros, acusando al padre por sus creencias. Este se revela y amenaza con cerrar la escuela si se empeña en hacer creer a su hija en basura. Se marcha con su hija, quien no deja de preguntar por Estelita, a la que pide que le hable de la navidad y entonces a pesar de la oposición de Aurelia, la magia comienza para la niña, a quien Estelita invita a la posada de su vecindad. Saben que Nicolás se opondrá por lo que planean decir una mentira. Ángel Gabriel las ayuda y Nicolas es hecho creer que su hija irá a dar una vuelta al parque. Sabrina carga a los pregrinos junto con Ángel Gabriel y Estelita. Cuando Nicolás descubre que su hija no está en casa, asustado, a busca por el parque y centros comerciales. Acude a la vecindad y se asombra al ver a su hija rompiendo la piñata. El hombre la toma en sus brazos y se la lleva por la fuerza, no sin antes despedir a Estelita de su trabajo. Esta se desahoga con Ángel Gabriel y Micaela, quienes la apoyan y consuelan. No así Elodia, la cuál solo la culpa de sus desventuras y le afirma que sin trabajo no tendrá dinero para comprarle sus medicinas por lo que también será responsable de su muerte. Angelita sufre amargamente, se refugia en Ángel Gabriel, quien a pesar de Aurelia habla con Nicolás y le cuenta las penurias de Estelita. Nicolás se niega a recontratarla pues no desea que su hija crea en la navidad. Ángel Gabriel le ahce ver que su hija no es culpable de sus frustraciones y decepciones. Nicolás piensa en las palabras del hombre y al hablar con su hija, ésta le asegura creer que lo que Estelita le dice es real pues lo ha vivido en la posada. Nicolás cree que debe dejar que su hija crea si ese es su dedeo pero Aurelia lo alienta a que no sea débil y deje que la voluntad de una sirvienta como Estelita afecte la educación de su hija.



Chico molesta a Estelita y le reclama el despreciarlo siempre. Ella le jura no tener interés en tener novio y menos si se trata de él. Chico intenta propasarse. Micaela los descubre, defiende a Estelita y esto causa un pleito con Filogonia, quien insulta a la muchacha al punto de hacerla llorar. Esta se desahoga con Elodia, quien incrementa más su sufrimiento con acusaciones hirientes. Nuevamente la muchacha encuentra refugio en Ángel Gabriel, quien la lleva de paseo a un pueblo en el que se esculpen Ángeles. Allí el le obsequia uno, asegurándole que ese ángel la protegerá siempre. Estelita se sorprende al darse cuenta del gran parecido entre el ángel y su nuevo amigo.



A la casa de los Almazán llega Débora, una frívola mujer con la que Nicolás se casará y la cual desea deshacerse de Sabrina llegado el momento, en complicidad con Aurelia, quien la apoya en todo y llegó a la vida del hombre y su pequeña hija gracias a ella. Débora se alegra de que Nicolas se haya deshecho de Estelita y propone al hombre que hagan un viaje juntos y deje a su hija al cuidado de Aurelia. La niña los escucha y suplica a su padre que no lo haga pues tiene miedo al ama de llaves y solo desea que sea Estelita quien la cuide. El hombre se impone ante su hija y decide que viajará con Débora, quien le entrega al ama de llaves una fuerte suma de dinero para que se deshaga de Sabrina llegado el momento.



Yolanda no acepta que su hijo tenga una relación con una muchacha pobre por lo que busca a Xóchitl en su trabajo, la caja de un super mercado, donde la ridiculiza delante de todos y la espera en el estacionamiento donde le jura que la alejará de su hijo. Xóchitl explica a la mujer que ella y Oscar se aman y jamás se separarán. La muchacha llora y al regresar a su trabajo le anuncian que etá despedida. La pobre Xóchitl se desahoga con Pablo, a quien le cuenta todo. Éste discute con sus padres y les deja claro que nos e alejará del amor de su vida. Vicente habla con él y le propone que solo se divierta con la muchacha pues las pobres para eso son. Pablo decide irse de casa entonces y se instala con su amigo Omar, quien lo apoya pero cree que Yolanda y Vicente tienen razón.



Ángel Gabriel se sincera con Micaela y le hace saber que su estancia por el barrio es pasajera pues debe volver a casa para navidad. La mujer le asegura que Estelita se ha enamorado de él, por noble, bueno y justo, y que quizás sea el hombre ideal para la muchacha. El muchacho revela sentir algo hermoso hacia Estelita, un amor muy grande, pero no el amor que lo demás esperan. Acude al padre Baltazar y le cuenta cuanto quiere ayudar a la muchacha, la cuál carga con culpas ajenas. Baltazar de nueva cuenta habla con Elodia pero es imposible convencerla de que cambie  y la vieja no deja de quejarse por su enfermedad y culpar a su nieta por la lenta agonía. Estelita llora y pide a Magdalena que le preste dinero para medicinas. La mujer descubre que Elodia ha estado mintiendole a su nieta durante mucho tiempo y que en realidad no está tan enferma. Ambas mujeres discuten y Magdalena culpa al hijo de Elodia de la infelicidad de Estelita y la madre de ésta, la cual fue una santa que fue arrastrada a un infierno cuando se casó con un vividor, borracho, flojo y drogadicto. Elodia estalla, corre a su vecina de la casa, pero ésta se resiste y dice todo lo que piensa aprovechando que Estelita se encuentra con Ángel Gabriel. Elodia llora y Magdalena le jura que su no cambia su actitud con Estelita, le dirá toda la verdad. La anciana jura que lo hará. Despuéses aconsejada por Filogonia para que se vaya de la vecindad con su nieta. La anciana intenta convencer a Estelita pero esta se resiste a abandonar a sus amigos de toda la vida.



Elodia no deja de quejarse por su enfermedad y culpar a su nieta por la lenta agonía. Estelita llora y pide a Micaela que le preste dinero para medicinas. La mujer descubre que Elodia ha estado mintiendole a su nieta durante mucho tiempo y que en realidad no está tan enferma. Ambas mujeres discuten y Micaela culpa al hijo de Elodia de la infelicidad de Estelita y la madre de ésta, la cual fue una santa que fue arrastrada a un infierno cuando se casó con un vividor, borracho, flojo y drogadicto. Elodia estalla, corre a Micaela de su casa, pero ésta see resiste y dice todo lo que piensa aprovechando que Estelita se ncuentra con Ángel Gabriel. Elodia llora y Micaela le jura que su no cambia su actitud con Estelita, le dirá toda la verdad. Elodia jura que lo hará. Despues es aconsejada por Filogonia para que se vaya de la vecindad con su nieta. La anciana intenta convencer a Estelita pero esta se resiste a abandonar a sus amigos de toda la vida. 

Pablo no deja de pensar en Esperanza y pregunta a Cristina por su abuela. Esta se niega a hablar de ella mas revela que se llama Esperanza. El muchacho decide decirle a la mujer que él es su nieto así como decirle a Vicente que ha encontrado a su madre pero no lo logra pues sufre un accidente.



Xóchitl y Micaela deciden hacer una cena de noche buena en la que estarán invitados Estelita, Ángel Gabriel y Pablo. A ellas acude Omar, quien le dice a Xóchitl que su novio ha tenido un accidente. Ella acude al hospital y Vicente y Yolanda la culpan de que su hijo se encuentre entre la vida y la muerte. Un médico les revela que Pablo ha entrado en estado de coma. Yolanda corre a Xóchilt y le prohíbe que vuelva a acercarse a su familia. Ella se desahoga con Omar, el cuál le aconseja que se olvide de Pablo por un tiempo y espere a que él le avise de su estado.



Nicolás decide viajar con Débora y dejar a Sabrina al cuidado de Aurelia. La niña llora pues desea estar con su padre pero éste se deja convencer por Débora, la cuál está dispuesta a ser millonaria de un día a otro en cuanto cumpla su objetivo. Llegan a una casa de campo de ella, donde Nicolás se encuentra con Roberto, hermano de Débora, quien tras una cena y unas copas, en ausncia de Débora, hace ver al hombre que lo más importante es la familia y que quizás ha hecho mal al dejar a Sabrina por abandonarse a los caprichos de su hermana, sobre todo en epoca navideña. Nicolás reacciona y decide regresar en busca de su hija pero Débora se las ingenia para impedirselo.



Estelita no deja de pensar en Sabrina y cree que la pequeña en realidad cre en la navidad. Ángel Gabriel la alienta para que la visite y le haga creer en la magia. Acuden a buscarla pero Aurelia les impide el acceso a la casa, asegurando que Sabrina y su padre se encuentran de viaje.



Chico y su amigo Jano asaltan automóviles y pequeñas tiendas por diversión y para ganar dinero fácil pues ambos desean tener una cena de lujo en navidad. Chico llena de regalos a Filogonia, quien presume con los vecinos los cuales hablan a sus espaldas pues es sabido a qué se dedica Chico, el cuál es invitado por Jano para hacer el negocio de su vida. Acuden a una cita con Aurelia, quien les promete mucho dinero a cambio de que se roben a Sabrina y la desaparezcan para siempre. Los dos acuden a la casa y con ayuda del ama de llaves raptan a la pequeña, quien ha escuchado los tratos de Aurelia y, aunque se resiste, es llevada pero se las ingenia para escapar, perdiendose en la ciudad mientras que Aurelia se comunica con Débora para decirle que el trabajo está hecho. La mujer emborracha a Nicolás para que éste se olvide de volver. Roberto asegura a su hermana que tarde o temprano sus intenciones se descubrirán y se quedará completamente sola.



Yolanda no se repone ante el coma de su hijo. No se separa un solo momento de él y en el hospital conoce a Rafaela, una paciente que le asegura estar sola desde hace muchos años y recibir la visita de su madre de vez en cuando. La mujer asegura a Yolanda que su hijo se pondrá bien y que todo depende de que ella le de lo que quiere desde el fondo de su corazón. Al paso de unos días ambas mujeres se vuelven amigas y pasan tiempo en los jardines y cafetería del hospital, donde hablan de la navidad, del espíritu y de lo maravilloso que es aceptarse los unos a los otros como iguales.



Invadida por el hambre, Sabrina se acerca a un indigente vestido de Santa Claus. Su nombre es Hipólito. Él le da la mitad de su torta y al descubrir que la niña se encuentra sola la lleva a un lugar retirado, donde le habla del espíritu de la navidad, mostrándole lo maravillosa que es a pesar del dolor del mundo. Sabrina se maravilla. Tiene una visión del niño dios y se le revelan tres ángeles que le anuncian que la navidad existe y ponto ocurrirá un milagro. Sabrina comienza a creer desde ese momento e Hipólito le promete que la ayudará a encontrar a su papá.



Filogonia descubre que Chico guarda mucho dinero. Le exige que le diga de donde lo sacó. Accidentalmente los escucha Estelita, quien se alarma cuando escucha que intentaron robarse a Sabrina pero ésta escapó. Alarmada busca a Ángel Miguel y le pide que la lleve a la casa de los Almazán, donde se encuentra con Nicolás, el cuál se alarma al no encontrar a su hija pero sí a Aurelia atada de manos y pies a una silla. La mujer cuenta que entraron a robarse a Sabrina. Nicolás sufre amargamente y tanto el ama de llaves como Débora lo convencen de que Estelita tuvo que ver. El hombre exige a la nana que le diga en donde está su hija pero esta no lo sabe. Es enviada a los separos de una cárcel, acusada de secuestro, mientras Ángel Gabriel da aviso a Micaela, quien dice a Elodia lo que sucede. La dura abuela desea con sus fuerzas que su nieta se quede en la cárcel para siempre, así no tendrá que volver a verla jamás.



Omar habla con Vicente y le asegura que Xóchitl es buena y desinteresada, así como le hace comprender que de habeerla aceptado quizás Pablo no estaría en el hospital. Vicente busca a Xóchitl y le ofrece su ayuda. Ella le pide que ayude a su amiga Estelita, la cuál está detenida injustamente.



Hipólito y unos amigos vestidos de duendes divierten a Sabrina, a la que disfrazan también y se llevan a las calles a desear felices fiestas a todos. Sabrina se sorprende al darse cuenta de la cantidad de niños pobres que existen y asegura que en cuanto encuentre a su padre los ayudará.



Estelita sufre en los separos. Micaela intenta ayudarla pero le es imposible. Habla con Nicolás, al que jura que Estelita es incapaz de cometer un crimen sobre todo con una niña a la que quiere tanto pero el ciego Nicolás desea aplastar a quien sea con tal de vengarse por su desgracia aunque después Vicente se entrevista con él y le hace saber que, de no conseguir pruebas para inculpar a Estelita, ésta quedará en libertad.



Roberto escucha a Débora hablando con Aurelia sobre lo que en realidad ocurrió a Sabrina. Se marcha sin ser visto.



Ángel Gabriel busca a Sabrina por la ciudad, preguntando por todas partes y llega a toparse con ella pero no la reconoce.



Filogonia se encuentra feliz por lo ocurrido a Estelita. Discute con Micaela por ello y esta, al marcharse de la vecindad, se topa con Chico y Jano, a quienes pide que la ayuden a buscar a Sabrina para ayudar a Estelita. Jano se asusta y huye. Entonces Micaela descubre que Chico sabe algo y junto con Ángel Miguel lo obliga a hablar a cambio de no revelar su identidad a la policía. Chico entonces les dice que Sabrina escapó en el centro de la ciudad y no saben su paradero, así como revela que fue Aurelia quien les pagó para que desaparecieran a la pequeña. Micaela entonces acude a los separos a contarle todo a Estelita, quien llora por la maldad que existe en el mundo y no se explica porqué Aurelia haya querido desaparecer a la pequeña, quien por su parte, contagiada por la magia de la navidad se divierte con Hilario y sus amigos, a quienes le on entregados sus trajes de reyes magos.

 Magdalena intenta hablar con Nicolás, asegurando a Roberto saber la verdad sobre lo que sucedió a Sabrina. Roberto lo impide pero después la mujer se las ingenia y penetra en casa de Nicolás, al que revela que su ama de llaves pagó a unos estúpidos criminale sprincipiantes a cambio de que desaparecieran a su hija para siempre. Le suplica que saque a Estelita de los separos pues al haber huido Sabrina es la única que la puede encontrar. Nicolás recuerda las palabras de Vicente y decide dejar a Estelita en libertad. Esta, a cambio, le promete que encontrará a su hija, causando una muina irremediable a Débora, la cual espera que Sabrina nunca aparezca pero tanto Estelita como Ángel Gabriel se las ingenian y no cesan de buscar, hasta encontrar a la niña en una feria, donde ésta les asegura ser amiga de Santa Claus. Al conocer a Hipólito, los adultos le agradecen el haber cuidado de la niña, quien se niega a desprenderse del hombre, con el que se ha encariñado. Sin embargo Hipólito le promete que se volverán a ver cuando la visite en la noche de navidad para llevarle su regalo. Sabrina le dice al oído qué es lo que desea y él, sonriente, le promete que le dará lo que ha pedido. Cuando Sabrina se encuentra con su padre, éste, llorando, la abraza y le pide perdón por haberla abandonado. La niña desenmascara a Aurelia, quien es enviada a prisión, donde se descubre que ya había estado encerrada por dedicarse al robo de menores. La mujer no revela que todo fue un plan de Débora pues esta promete que hará hasta lo imposible por lograr que recupere su libertad.


Al estar compltamente sola. Hipólita sufre un ataque que la hace retorcerse y la deja inconsciente. Es descubierta por Estelita, quien se alarma y de inmediato llama a una ambulancia. Se entera entonces de que su abuela nunca estuvo enferma y siempre fingió pero ahora la mujer ha perdido la movilidad y dependerá de una silla de ruedas de por vida. La muchacha sufre y se consuela con Ángel Gabriel, quien le asegura que su abuela se recuperará si es que ella, Estelita, tiene fe en Dios y sus ángeles.



Yolanda enfurece cuando Vicente le dice que ha decidido aceptar a Xóchitl e invitarla a su casa para noche buena pues ha comprendido que lo más valioso es tener a su familia junta sin importar con quien su hijo decida relacionarse. Yolanda se niega rotundamente y busca a Rafaela pero no la encuentra por ningun lado. Incluso no está registrada en el hospital. Accidentalmente llega a un salón en el que se impacta al ver el cuerpo de su amiga postrado y más aún cuando le dicen que esa mujer lleva más de diez años en coma y a veces recibe la visita de una anciana que al parecer es su madre. Yolanda llora y contempla a su hijo, recordando las palabras de Rafaela, quien aparece junto a ella y le ofrece que acepte las decisiones de su hijo y mantenga unida a su familia. Rafaela se marcha y Yolanda descubre que todo el tiempo se ha tratado de un ángel.



Debora comienza a planear su boda con Nicolás pues no desea perder la fortuna del hombre, a quien acude Roberto para hacerle ver que su hermana no es una buena persona y solo está con él por interés, por lo que debe aferrarse a su hija. Norberto reclama a Débora y cuando le asegura que ha hablado con su hermano ella le jura que no tiene ningun hermano y no conoce a ningun Roberto. Confundido, Nicolás piensa en casa y Sabrina le asegura que quizás la persona con la que habló fue un ángel que lo salvó de cometer una locura. El corazón de Nicolás entonces se ablanda, abraza fuertemente a su hija, llora, y le promete que festejarán la navidad. Acuden a Estelita para pedirle ayuda y se enteran de su desgracia tras el ataque de su abuela, quien necesita de una operación muy cara para recobrar un poco el movimiento. Nicolás, agradecido porque ella siempre hizo creer a su hija, paga esa operación y de inmediato contrata gente que cubre de navidad toda su casa, mientras que Débora es acusada por Aurelia y también es enviada a prisión.



Chico y Jano son sorprendidos robando por la policía. Son enviados a prisión, donde pasarán la navidad y el año nuevo como escarmiento. Son puestos en el coro navideño, situación que les causa enfado mas se ven obligados a participar, mientras que Filogonia sufre por su hijo. Micaela le asegura que, mientras no cambie su actitud con los demás, será su hijo quien pague las consecuencias de su apatía e intriga.



A pocos días de celebrarse la navidad, Elodia es operada con éxito y aunque no recupera el movimiento del todo, al menos puede hablar. Durante la operación tiene un encuentro con su hijo y nuera, quienes le hacen ver que Estelita es inocente de todo lo que siempre la ha acusado, por lo que al despertar, la mujer pide a su nieta que la perdone. Ambas se dan un fuerte abrazo. Cuando aparece Ángel Gabriel, la anciana lo señala asegurando que él es el arcángel enviado para anunciar la paz. Todos creen que la mujer delira debido a la anestesia pero Estelita lo comprueba cuando ve al muchacho alejarse. Lo alcanza y le confiesa amarlo. Él le dice que ha cumplido su misión y ahora debe volver. Se despide de ella causándole un gran dolor no sin antes prometerle que ella encontrará al hombre al que siempre ha soñado.



Yolanda asegura que prometerá aceptar a Xóchitl a cambio de la vida de su hijo. Rafaela le asegura que no tiene que hacer o pedir nada a cambio, si no de corazón. Yolanda llora ante Vicente y éste la alienta para que hable con Xóchitl, a quien la mujer busca y le pide que intenten ser amigas y visite a Pablo en el hospital. Xóchitl y Omar acuden al lado del muchacho, quien al estar rodeado por sus seres queridos despierta y pregunta si habrá pavo para navidad, causando el llanto y la risa en todos.

El padre Baltazar celebra una misa de vísperas de navidad y es invitado por Estelita y Micaela a celebrar con ellas y Elodia. El cura acepta y pide a la muchacha que lo espere. Al estar a solas en la iglesia, Estelita se topa con un chico idéntico a Ángel Gabriel, al que llama por ese nombre. El muchacho, flechado, le dice llamarse Miguel, también como un Arcángel. Ambos quedan flechados y cuando aparece Baltazar, los presenta, pues Miguel es su sobrino. Ambos acompañan a Estelita hasta la casa de Micaela, donde celebran la noche buena. Al cenar tocan a la puerta. Micaela abre. Son Nicolás y Sabrina, quienes han ido a dar el abrazo a la muchacha, quien los invita a quedarse a cenar pues ellos no tienen tampoco más familia ni a donde ir. El hombre y su hija celebran en el pobre cuarto de vecindad de Micaela, quien incluso invita a Filogonia a celebrar con ellos.



Xóchitl se presenta en la casa de Pablo, donde es bien acogida por Yolanda y Vicente, quienes la escuchan y ríen con sus ocurrencias, haciendo muy feliz a su hijo. Al paso de unas horas Omar se presenta a dar el abrazo.



Nicolás y Sabrina regrsan a casa. Durante la madrugada ante la muchacha aparece Hipólito, a quien ella reconoce. Le pide que le deje lo que le pidió: Fe y esperanza. Hipólito ríe como Santa Claus y le asegura a la muchacha que nada de eso hace falta pues ella siempre tuvo ese regalo dentro de sí. Le entrega una brillante estrella, asegurándole que se la envía su madre. Sabrina se asombra cuando al asomarse por la ventana ve un trineo conducido por renos. Trineo que aborda Hipólito para emprender su viaje anual y entregar regalos a todos los niños del mundo.



Todos pasan una noche buena y una navidad muy feliz, contemplados, sin darse cuenta, por Ángel Gabriel, Rafaela y Roberto, quienes tomados de la mano sonríen felices, pues han cumplido una misión como Ángeles de Navidad.










FIN

 





© ÁNGELES DE NAVIDAD    DR. 2013

Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.

Se prohíbe su copia y reproducción parcial y/o total

así como su contenido con fines de lucro.

(R) & (P) 2013



No hay comentarios:

Publicar un comentario